Una sentencia reconoce la cesión ilegal de trabajadores de Lavinia en Barcelona TV

El comité de empresa exige un acuerdo que garantice a los 245 profesionales que hacen BTV las condiciones laborales que la sociedad municipal ICB sólo aplica a los 16 trabajadores que tiene contratados directamente

Comunicado del comité de empresa:

Casi dos meses después del juicio celebrado el 27 de julio, ya tenemos sentencia: la justicia dice que en Barcelona Televisión hay cesión ilegal de trabajadores entre BCN Audiovisual (Lavinia) y la sociedad municipal ICB. O sea, que el modelo de externalización de casi toda la plantilla de BTV es ilegal. El juez también ha reconocido las antigüedades reales que reclamaban los siete trabajadores demandantes, con las que deberán incorporarse a la plantilla de Información y Comunicación de Barcelona (ICB SA, spm) como indefinidos. Es la segunda sentencia que dictamina que hay cesión ilegal de trabajadores en BTV, pero la primera que afecta BCN Audiovisual, la productora a través de la cual estamos subcontratados más de 200 profesionales de los servicios informativos y técnicos. La demanda que ha dado lugar la presentaron a título personal varios miembros del comité de empresa en diciembre de 2014. Desde entonces, más de 140 trabajadores de la misma empresa han hecho demandas similares y, a día de hoy, esperan la fecha de los respectivos juicios. Algunos se han ido aplazando lo largo de este año, pendientes de un proceso de negociación entre ICB y este comité de empresa que hasta ahora no ha culminado en acuerdo.

Tanto esta sentencia como aquella del año pasado, en el que cuatro trabajadores anteriormente subcontratados por Antena Local (Mediapro) para hacer el programa ‘El plan B’ eran declarados formalmente plantilla de ICB, se han dictado en el Juzgado Social número 14. pero, aparte de cuál es en cada caso la productora codemandada, hay diferencias importantes entre ambas sentencias. La de los compañeros de “El plan B ‘, dictada por la magistrada titular de este juzgado, establece que los trabajadores, al incorporarse a la plantilla de ICB, deberán cobrar los sueldos propios de esta empresa, que son muy superiores a los que tenían con la subcontrata de Antena Local. En cambio, el juez sustituto -la titular era de baja en julio- que ha redactado la nueva sentencia niega esta homologación de sueldos de los trabajadores internalizados con la actual plantilla de ICB. Según esta sentencia, no tendríamos derecho a percibir diferencias y deberíamos quedar con los sueldos actuales. Este criterio incumple el artículo 43.4 del Estatuto de los Trabajadores, cuando dice que “los derechos y obligaciones del trabajador en la empresa cesionaria serán los que correspondan en condiciones ordinarias a un trabajador que preste servicios en el mismo o equivalente puesto de trabajo” .

Es por eso que los demandantes han anunciado recurso al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de dicha sentencia, así como la empresa recurrió hace unos meses la sentencia de los compañeros de “El plan B ‘(en contra del criterio expresado por pleno municipal). El TSJC deberá garantizar, pues, que nuestros salarios como trabajadores internalizados se ajusten a los de la actual plantilla de ICB. De otro modo, habría trabajadores de primera y de segunda a la sociedad municipal y al grupo de empresas del Ayuntamiento, lo que sería injusta, ilegal y contraria a la equidad.

Por el momento, esta sentencia es un nuevo éxito en el camino hacia la internalización de la plantilla. Las condiciones las decidirán los jueces o la mesa de negociación, que sigue en marcha después de las primeras rondas de reuniones en abril y en julio. La negociación sólo podrá cerrarse con un acuerdo que garantice, para todos los que hacemos BTV (245 profesionales), unas condiciones de trabajo dignas, es decir, las que la sociedad municipal ICB actualmente sólo aplica a los 16 trabajadores que tiene contratados directamente.